miércoles, 27 de julio de 2016

"TU OSCURO NOMBRE" de ALFREDO PIQUER GARZÓN

(Por Manuel Guerrero Cabrera)


Tu oscuro nombre (Cuadernos del Laberinto, 2016) de Alfredo Piquer Garzón muestra su propósito desde el mismo título, un sintagma nominal compuesto por el determinativo posesivo «tu», el adjetivo «oscuro» y el sustantivo «nombre». Con el «tu», el autor consigue establecer una invitación a la persona lectora, no como contraste del «yo», sino como un compromiso de letras ante la temática principal del libro: el tiempo y la memoria.

Un instante tan solo beso sobre tus labios,
tan cerca de lo eterno.

Ambos temas se quedan unidos en un «nosotros» de forma admirable en los versos de Piquer Garzón:

Y ahora que quisiéramos reabrir
el cuaderno donde hoja tras hoja
fuimos abocetando los años transcurridos,
ya no recuerda el lápiz sus contornos.


«Oscuro» es el adjetivo elemental del poemario que cobra un sentido claro al atribuirlo al tiempo, a la memoria, a la muerte. Basta con acercarse a cualquier texto del libro para dejarse arrastrar a los matices de sugerencias de la oscuridad.



Hasta encontrar perdido algún objeto
que de súbito nombran, que de pronto iluminan,
escritas en el tiempo de lo eterno,
indemnes a lo oscuro de la muerte,
inmunes al olvido.


Pero, además, Piquer Garzón emplea la adjetivación magistralmente. Es el adjetivo preciso, adecuado, sin opción a otro, que revaloriza literariamente su verso. Esta característica es un sello de identidad del estilo del autor y contribuye a avivar las sugerencias antes mencionadas.


Aquí está bajo esta triste bóveda
su nombre ya corpóreo en la tumba,
el vago eco de la antigua leyenda
convertido en palabra de carne,
solo polvo en el tiempo despiadado
del olvido, que sin embargo fue, mujer,
Roxana asesinada que fue amada y amó
y está presente. En este inmenso túmulo
regresa, a través de sus arcos derrumbados,
lo oscuro de su nombre.


En el nombre del título aparece «nombre», valga la redundancia. «Nombre» en su sentido amplio: el de la familia, el amor, el arte, la ficción… El «nombre» en el pasado que únicamente pervive en la memoria o que cae en la oscuridad del olvido.


Quisimos escribir todos los nombres
que yacían ocultos invadidos de herrumbre
en el Hades del tiempo.


O dicho de otra manera:


¿Qué piedra nos cubrió, qué helada sombra
detuvo tu mirada, te cercenó los besos,
adormeció los pájaros marinos de tus sueños,
oscureció insidiosa nuestros nombres?



Alfredo Piquer Garzón es Profesor Titular de Universidad de la Facultad de Bellas Artes de la Universidad Complutense de Madrid, también es Licenciado en Filosofía y Letras, en la especialidad de Historia Antigua, Graduado en Artes Aplicadas y Oficios Artísticos, en la especialidad de Litografía, y Doctor en Bellas Artes, en la especialidad de Grabado. Coordina el Grupo de Poesía del Círculo de Bellas Artes de Madrid. Organiza y dirige numerosos recitales en el Círculo de Bellas Artes y en la red de Bibliotecas de la Comunidad. También coordina el Ciclo de poesía y música ODISEA en Libertad 8, en Madrid. En 2002 fue Premio de Poesía del Círculo y en 2010 finalista del Ciudad de Mérida. Como poeta, ha publicado los poemarios Paleografías (2009), Mar sobre este altar (2012) y Memoria de Naufragios (2012), además de este reciente Tu oscuro nombre.




Bien le vale al autor este poemario para que no caiga en la oscuridad, pues es una obra afinada, precisa y sugerente. En efecto, junto a la oscuridad, desde siempre ha estado la luz, que también se halla presente en el libro y, tomándola, podemos decir de la poesía de Piquer Garzón:


Pero ella era la luz, la pureza del alba,
[…] Y transitó mi vida
con paso silencioso y sembró en mi tristeza
un instante de asombro cuando nuestras miradas
se alinearon precisas con el centro del mundo.





domingo, 3 de julio de 2016

"Nacer en otro tiempo" Antología de la poesía joven española

Antes de ser un capítulo de la historia literaria, los movimientos poéticos fueron confusión y vértigo, bullicioso tiempo presente en el que alterna el inédito deslumbramiento con el constante ensayo y el frecuente error. Antes de que lleguen los aplicados cartógrafos que en las cátedras universitarias trazan el mapa del territorio, hacen falta aventureros arriesgados que se adentren más allá de lo conocido y tracen las primeras sendas. Miguel Floriano y Antonio Rivero Machina, dos destacados poetas de ahora mismo, han querido aventurarse en la selva selvaggia de la poesía más joven, docenas y docenas de nombres que pugnan por hacerse oír en las publicaciones impresas –que no parece que vayan a desaparecer en un futuro inmediato– y en los nuevos y cada vez más omnipresentes medios digitales. El resultado de su exploración es este libro, que sorprenderá a muchos, que no dejará indiferente a nadie, donde está ya una buena parte de los autores que protagonizarán la poesía del siglo XXI. Miguel Floriano (Oviedo, 1992) estudia el Grado en Lengua Española y sus Literaturas en la Universidad de Oviedo. Ha publicado los libros de poemas Diablos y virtudes (2013), Tratado de identidad (2015) y Quizá el fervor (2015), además de la plaquette Solícito adiós (poemas acuciados) (2015). Sus versos se incluyen en las antologías Diversos (2015), y Re-generación (2016). Poemas suyos se recogen en las revistas Círculo de poesía, Estación Poesía y Anáfora. Ha participado en la XII Edición del FIP (Festival Internacional de Poesía de Granada). Antonio Rivero Machina (Pamplona, 1987) es doctorando en Filología Hispánica por la Universidad de Extremadura, donde ha trabajado como docente e investigador entre 2011 y 2016. Además de varios trabajos de investigación en revistas como Castilla, Suroeste, Limite o Anales de Literatura Hispanoamericana, ha publicado los libros de poemas Podría ser peor (2013), Além do Tejo (2014), Ciudad de oro y plomo (2015) y Contrafacta (2015). Dirige desde la Facultad de Letras de Cáceres la revista de creación y crítica Heterónima.

"Campanadas de medianoche", l p amat

Lluís Pradas Amat (Girona, 1965), tras la publicación de la novela “Mandylion-La Custodia Sagrada”, se enfrenta ahora al reto de escribir y recopilar este poemario con poesías propias y de amigos, las cuales abordan sufridos temas eternos y candentes para las noches funestas y de lúgubres pensamientos que nos siguen despertando, amuralladas tal vez por una tenaz maraña de sensaciones, las cuales tenderán a suplantar los miedos y penas que nos aquejan por otros mucho más temibles y estremecedores: aquellos que nunca desaparecerán. Colaboran magistralmente con sus poemas: Núria Gich, Anna Llensa, Gisela Fernández, Ramon Bartrina, Noelia Carballeda, y Cristina Gonzalez Llinas. Asimismo, para las ilustraciones, se ha contado con la colaboración especial de Cari Pitarch.

"Las personas del verbo", Jaime Gil de Biedma

"Las personas del verbo" reúne la poesía completa de Jaime Gil de Biedma, una obra que ha contribuido a modernizar la poesía de nuestro tiempo, entroncando la poesía de lengua española con la tradición poética inglesa del monólogo dramático. De ahí, en parte, su notable singularidad. Porque, como señaló hace tiempo Joan Ferraté, en el que sigue siendo uno de los ensayos más lúcidos escritos sobre este poeta, el tema en la poesía de Gil de Biedma no es, desde luego, «la simple sacudida emotiva o la combinación de emociones a cuya expansión verbal se entregan regularmente nuestros poetas, sino siempre un complejo de emoción y conciencia, de visión y actitud, de vida vivida y juicio sobre la vida, complejo donde, insisto, ambos polos opuestos guardan la misma distancia con relación al yo del poeta, cuya experiencia privada se define en cada caso en términos de su oposición específica». Recuperamos para la sobrecubierta de la presente edición un grabado del escultor Xavier Corberó, que fue amigo del poeta. El grabado forma parte de la serie Aproximidades, que se publicó, en 1967, junto con un poema que Gil de Biedma luego incorporó, bajo el título de «Canción final», como cierre a la segunda edición de Las personas del verbo.

Muere el poeta francés Yves Bonnefoy

El poeta francés Yves Bonnefoy, una de las grandes figuras de la poesía contemporánea, ensayista y reputado traductor de Shakespeare y Petrarca, falleció el viernes a la edad de 93 años. Poeta de una inmensa cultura, crítico de arte, autor entre otros ensayos de 'Goya, las pinturas negras', Bonnefoy publicó más de 100 libros de poesía y crítica literaria y artística, traducidos a más de 30 idiomas. Entre sus libros más conocidos figura su primera obra poética, 'Del movimiento y la inmovilidad de Douve', publicada en 1953, cuando tenía 30 años, de éxito inmediato entre el público y la crítica en Francia. También destacan los libros de poesía 'Tablas Curvas' (2001), 'Piedra escrita' (1965) y 'Tarea de Esperanza' (2007).
Poeta de renombre internacional, muy apreciado en Italia, Alemania, Suiza y los países anglohablantes, Bonnefoy obtuvo el Gran Premio de Poesía de la Academia Francesa en 1981, el Premio Goncourt de poesía (1987) y el premio mundial Cino del Duca (1995).